Blog

Un día en Ahlan

  |   Sin categorizar   |   No comment

“Salaam!”
   “Salaam”

“Kafik?”
  “Tamaam, ante?”
“Mumtaz”

 

Y así empieza el comienzo de otro día en el mundo de Ahlan. Con una sonrisa alegre, una taza de té caliente y la brisa refrescante de los ventiladores, comienzo mi primer día en Ahlan World Jordan.. Mis primeras impresiones de la escuela son sus coloridos pasillos. Caminando a través del calor del sol, me dan la bienvenida las caras familiares del personal, estudiantes y maestros. Mis ojos se ajustan a la sombra que proporciona la escuela y la recepción. Los rayos del sol se reflejan a través de los cristales de las puertas delanteras de la escuela, añadiendo calidez al espacio delante de la oficina. Iluminado por el sol brillante, la hermosa caligrafía que adorna las paredes florece. En las aulas al lado de la oficina central, instantáneas de maestros y estudiantes adentrándose en la lengua árabe. Los colores más vibrantes atraen la mirada. Al final del pasillo está la cocina de la escuela y el salón interior. A la hora del almuerzo, este espacio ocupa un lugar central, ya que la comida y las bebidas se preparan en común. Aquí, todos son bienvenidos.

 

El jardín de la escuela trae su propio carácter a la escuela, reflejando lo mejor del ethos de Ahlan, con un toque de frescor, patrones jordanos clásicos y una plétora del color que lo hace un espacio maravilloso para relajarse. Una taza de té, normalmente servida dulce, encuentra su mejor lugar dentro del jardín, junto con cualquier conversación o broma hecha por los estudiantes y profesores en los sofás bajos. Bebí mi té y disfruté de la sombra proporcionada por los hermosos patrones de tela jordana colgando de arriba. Es cierto que Amán tiene un sol abrasador en verano, pero la sombra complementa cada rayo de sol. En la sombra, el sol abrasador se calma y la fresca brisa de Amán ondula a través de los árboles y baila con los tejidos colgantes. El jardín tiene muchos niveles, con sus plantas y árboles creciendo por las paredes y madera cortada. Los estudiantes están acostados y sentados horizontalmente, ocupados ahora con la deberes de árabe. Se escucha la banda sonora de las oraciones del mediodía alrededor de la escena, agregando otra capa a la imaginación. Este es el método de Ahlan World Jordania.

 

Encontré Ahlan World a través de amigos, no a través de fotos o de google. La reputación de Ahlan Jordania encuentra su forma y fondo en la belleza contenida entre sus cuatro paredes y rostros familiares. Además, la estimulación y el desafío de los profesores dedicados a este proyecto, así como su precio, y a la idea de Ahlan le crecen las alas. No es sólo el precio y la flexibilidad que ofrece Ahlan World Jordania y que hace del centro un secreto mal guardado, es todo lo anterior. Es la vibrante comunidad de estudiantes, profesores diversos y el espíritu de aprendizaje que hace Ahlan World Jordania esté una eslabón encima del resto. Con estos pensamientos, tomo mi último sorbo de té, sonrío al cielo y voy a ver que huele tan bien en la cocina.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.